Las comunidades virtuales de pacientes se incrementan un 25% en un año, según la encuesta anual en TIC y Salud

La Fundación TicSalut presentó el pasado viernes en el auditorio del TecnoCampus la Encuesta en TIC y Salud 2014, un estudio anual que lleva a cabo desde el año 2007 por encargo del Departamento de Salud y que permite conocer objetivamente el desarrollo y la utilización de las TIC en el ámbito de la salud en Cataluña. La clausura de la presentación fue a cargo del consejero de Salud, Boi Ruiz, y el alcalde de Mataró, Joan Mora. El alcalde destacó la importancia de que la Fundación TIC Salut tenga la sede en el TecnoCampus, donde trabaja estrechamente con el Centro de Transferencia Tecnológica del parque y el tejido de empresas para mejorar las soluciones tecnológicas en este ámbito. Desde Mataró, apuntó, pueden surgir grandes iniciativas con impacto global. En este sentido, el consejero Boi Ruiz remarcó que “Mataró es la capital de la salud digital de Cataluña”, y añadió que se continuará trabajando en soluciones que “ya no consisten en atender a distancia gracias a las nuevas tecnologías, sino en atender en casa, más cerca, gracias a estas herramientas”.

De los resultados de la encuesta presentada, destaca el importante incremento de las comunidades virtuales entre profesionales, entre pacientes y profesionales, y, sobre todo, entre pacientes. Actualmente, un 38,5% de los centros disponen de comunidades virtuales entre profesionales, un 28,5 % entre profesionales y pacientes, y un 30% entre los propios pacientes. Las comunidades virtuales entre pacientes, que han pasado de un 5% en 2013 a un 30% este año, han sido creadas por los propios centros sanitarios para poner en relación a los pacientes que comparten una patología común, favoreciendo así que asuman un mayor protagonismo en la gestión de su salud.

El estudio también destaca que un 51% de los centros de salud catalanes de la red pública emplean el telediagnòstico, un 50% la teleconsulta y un 11% la telemonitorització. Además, un 19% de los dispositivos informáticos de uso asistencial de los centros sanitarios son móviles, el 63% de los centros permiten acceder a los datos de salud mediante portátiles, un 37% mediante tablets y un 21% a través de smartphones. Estos resultados ponen de manifiesto el esfuerzo que están haciendo los centros catalanes para adaptarse a la creciente necesidad de acceder a los datos desde diferentes dispositivos y ubicaciones.

La encuesta también ha puesto de relevo que la Historia Clínica Compartida de Cataluña (HC3) es una herramienta consolidada en todos los centros sanitarios catalanes, con un 100% de hospitales y centros de atención primaria de la red pública conectados a HC3, y con un espectacular incremento respecto al año pasado en los centros de salud mental (se ha pasado del 17 al 73%) y en los centros sociosanitarios (del 38 al 78%). Hay que destacar también que el 43% de los centros sanitarios ya no mueven ninguna historia clínica en papel y que ningún centro imprime las placas radiológicas de forma habitual.