La ingeniería informática, en clave de mujer

A Sara Martínez le encanta patinar, la música, el fútbol sala, practicar kayak y, por supuesto, la informática. Ganadora de un premio en el programa mSchools del Mobile World Capital Barcelona, Sara iniciará el próximo curso el Grado en Ingeniería Informática de Gestión y Sistemas de Información. En esta entrevista nos explica como afronta esta nueva etapa universitaria en el TecnoCampus.

Viniste a la jornada de puertas abiertas, ¿qué es lo que te llamó la atención del TecnoCampus como centro universitario?
Me gustó que se ofrezca un grado más práctico que incluye el contacto con empresas. También hay asignaturas de emprendimiento muy motivadoras que aportan un plus de energía para afrontar otras más teóricas y complicadas. Pero, sobre todo, valoro la relación tan cercana entre universidad y profesores con el alumno, ya que para mí es un factor importante.

Ganaste un premio mSchools en el 2014 por el desarrollo de una aplicación llamada SuitApp.
¿En qué consistía el proyecto?

Creamos una red social de moda llamada “Armario Virtual” a partir de la programación con AppInventor. Después de ganar un premio mSchools, una empresa nos desarrolló profesionalmente la aplicación para Android, que se convirtió en SuitApp. Actualmente se puede descargar a través de PlayStore, pero presenta algunos errores y requiere de una actualización. En este sentido, no es suficiente moverse por el mundo de las TIC, sino que hay que adquirir los conocimientos necesarios para poder crear todo aquello que desees. Por este motivo estoy en el TecnoCampus, para aprender mucho y realizar esta actualización de SuitApp para Android.

Uno de los aspectos que te atrajo del TecnoCampus es su modelo emprendedor, ya que te gustaría potenciar SuitApp como negocio. ¿Cuáles son tus objetivos?
A la hora de escoger mi trabajo de investigación decidí quitarme la capa de programadora y ponerme la de empresaria. El objetivo era ampliar los usuarios y aprender a programar, así que decidí realizar SuitApp para iOS. El aprendizaje ha sido brutal pero reconozco que la programación requiere constancia, y programar de cero no fue nada fácil. Realicé algunos cursos en el Cibernàrium de Barcelona Activa que me permitieron realizar mi trabajo “El Desarrollo y Estudio de una app para iOS”, aún así no lo he podido sacar al mercado. SuitApp para iOS ya presenta un modelo de negocio enfocado a obtener información que permita ayudar a los tres pilares implicados en la aplicación: usuario, empresario y banquero. Como la aplicación por sí misma ya es muy compleja, para añadir esta parte de negocio es esencial adquirir los conocimientos necesarios, que espero aprender en el TecnoCampus.

El próximo curso iniciarás el Grado en Ingeniería Informática de Gestión y Sistemas de Información.
¿Por qué has escogido este grado?

Me gusta el mundo de las TIC y con este proyecto me he dado cuenta que necesito conocimientos para poder desarrollar mis ideas. Parece tópico, pero lo cierto es que puedes tener la mejor idea del mundo pero hasta que no la desarrolles y la des a conocer, se quedará en nada. Lo que más me gusta es compaginar la empresa con el producto y realmente me gusta estar en los dos lugares. Creo que en el TecnoCampus puedo encontrar este equilibrio sin saltarme ningún paso de los dos caminos. Crearé una empresa cuando tenga claro cuál es su mejor producto. Lo que más me fascina de este sector es poder aprender a programar y conocer a fondo esta monstruosidad de herramienta que no paramos de utilizar, como son las TIC. ¡Empezar el Grado en Ingeniería Informática de Gestión y Sistemas de Información para mí es todo un reto!

El sector de la ingeniería ha sido tradicionalmente masculino. ¿Consideras que es un mundo donde las mujeres todavía están poco presentes?
Soy la primera sorprendida en descubrir que esto es así. Cuando más me adentro en este mundo, más me doy cuenta que desgraciadamente esto una realidad. Creo que hay pocas chicas que opten por estudiar ingeniería informática, a pesar de que la demanda es altísima. Actualmente todavía no hemos roto la barrera en la divulgación de la mujer, ya que todavía no hay cultura de mujeres inventoras. ¿Sabíais que Ada Lovelace inventó el primer algoritmo informático? ¿Te has preguntado nunca si tu hija, sobrina o nieta lo sabe? Ve y cuéntaselo. Actualmente en las escuelas informática sigue siendo una asignatura optativa, aunque ha incrementado en los últimos años. El hecho que no sea obligatoria repercute en la posibilidad que no todas las chicas puedan descubrir que les gusta la informática, ya que nunca han programado y quizás nunca pensarán en escoger esta carrera. Es importante cambiarlo y dar la oportunidad que cada chica descubra lo que realmente quiere ser.

¿Qué esperas de tu paso por la universidad?
Aprender a aprender, adquiriendo una amplia base que me permita aumentar mis conocimientos. ¡Y hacer buenos amigos!