Unos sesenta estudiantes participan en el iFest, la cita para acercar la innovación tecnológica a los jóvenes

Un total de 56 estudiantes de diferentes titulaciones del TecnoCampus participaron el pasado 30 de noviembre en el iFest, que reunió cerca de 6.000 jóvenes al Palu Sant Jordi de Barcelona. Bajo el lema ”The young leaders interaction fest”, la cita pretende convertirse en la gran fiesta de la tecnología, la ciencia y la innovación para estudiantes de bachillerato, ciclos de formación profesional, grados universitarios, másteres y doctorados.

Se trata la segunda edición de esta iniciativa que organiza Catalunya Emprèn y el Ayuntamiento de Barcelona con el objetivo de promover el espíritu emprendedor y la cultura empresarial en Catalunya. Antònia González, responsable del Servicio de Emprendimiento Universitario del TecnoCampus, apunta que se trata de una actividad muy enriquecedora para los estudiantes: “Pueden conocer de primera mano casos de éxito de jóvenes emprendedores, metodologías alternativas para aprender y maneras de crear soluciones innovadoras para dar respuesta a necesidades reales”.

Una de las actividades destacadas de la iFest de este año era la Dream Big Challenge League, un taller de innovación disruptiva para generar soluciones a retos empresariales donde los estudiantes competían por equipos, acompañados de docentes que colaboraban como mentores. Por parte del TecnoCampus, asistieron nuevo mentores con diferentes perfiles profesionales. “La función de los mentores era motivar los estudiantes y guiarlos a la hora de poner en práctica la Metodología Lombard”, señala Jaume Ávalos, mentor y técnico del Servicio de Emprendimiento Universitario. Se trata de una metodología creada por Imagine Creative Center que se basa en cuatro fases: la reflexión sobre el problema, la generación de propuestas de valor, el prototipatge y la comunicación. Este también fue el método de trabajo que se utilizó en la última edición del Weekend Challenge, celebrado el fin de semana del 2 y 3 de diciembre.

Adara Maza, estudiante participante, opina que se trata de una experiencia única y muy recomendable para a la gente a quien le guste los retos: “Fue muy interesante resolver por equipos problemas presentes en la sociedad con soluciones creativas y con muy poco tiempo de margen”, añade. Durante la jornada también se llevaron a cabo alrededor de quince ponencias cortas, una exposición visual para conocer las últimas tecnologías y un taller dedicado a profesores.