La empresa del TecnoCampus Schunk y Mitsubishi Electric celebran una jornada sobre robótica

El SCHUNK Tec-Center acogió ayer por la tarde la jornada “Gripping meets Robotic”, organizada conjuntamente por la empresa alemana Schunk, referencia mundial en el sector de los sistemas de agarre y técnicas de fijacióncon sede en el TecnoCampus y la multinacional japonesa Mitsubishi Electric. Las dos empresas están estableciendo un partneriado que ofrece ventajas en términos de tecnología y economía a sus clientes, sacando el máximo rendimiento de sus máquinas.

Una treintena de personas participaron en una jornada sobre sistemas de agarre y robótica. Después de la bienvenida por parte del gerente de Schunk, Javier García, las dos empresas hicieron una breve introducción de la compañía, describieron la evolución como empresa y presentaron algunos de los últimos productos. El director comercial de Catalunya y Aragón, Jordi Araujo, y el director técnico, Jordi Solaz, fueron los ponentes en representación de Mitsubishi Electric Corporation, una de las tres empresas más importantes del mundo en manufacturación y venta de productos y sistemas de automatización. Jordi Araujo remarcó que Mitsubishi tiene un gran peso en Asia ya que casi ocupa el 30% (48% en Japón) de la cuota de mercado pero que “nuestra cuota de mercado en Europa es bastante más baja y nuestro objetivo es que aumente considerablemente en los próximos años”.  Por otro lado, el director técnico de Mitsubishi Electric, Jordi Solaz, explicó que el objetivo como empresa es “diseñar y producir robots que tengan la máxima flexibilidad para moverlos en entornos compactos”. La utilización de robots medianos y pequeños está creciendo continuamente en el mercado y tienen varios usos: control de calidad, manipulación, soldadura de láser, packaging, entre otros.

Por parte de Schunk, Arturo Ramírez (Inside Sales Manager) explicó los principales puntos a tener en cuenta a la hora de elegir una pinza para cualquier tipo de manipulación.  En ese sentido, remarcó que no solamente se deben tomar en cuenta las características de la pieza a manipular sino también el entorno en el cual la pieza se moverá, dando algunos ejemplos de aplicaciones. También habló de las nuevas tendencias en tecnología de manipulación, incluyendo manos robóticas dimensionalmente iguales a una mano humana, garras con sensores táctiles y brazos ligeros capaces de montarse en un pequeño dispositivo móvil y trabajar en diferentes partes de una fábrica. 

Por último, se presentaron nuevas aplicaciones y las demos de los robots Mitsubishi equipados con pinzas y accesorios Schunk. La demo estaba basada en dos robots serie iQ compartiendo un único rack PLC System-Q que gestionaba los movimientos de ambos robots simultaneamente. Esta solución aporta una gran flexibilidad ya que con ella se dispone de un control centralizado multi-robot. Marc Tapias, uno de los asistentes de la jornada, explicó que decidió participar en esta jornada porque le interesa la robótica colaborativa: “Tengo ganas de saber cómo trabajan los robots y las personas de manera conjunta y cómo legalmente es posible incorporar esta práctica”. La robótica colaborativa consiste en sacar robots de sus jaulas y hacerlos más pequeños y más seguros para que puedan colaborar con los humanos en diferentes procesos.