¿Quieres ir a estudiar fuera? En octubre tienes otra oportunidad

Irse al extranjero puede ser una de las experiencias más enriquecedoras que vivirás como estudiante, tanto desde el punto de vista académico como personal. Si eres quienes todavía estás indeciso, ¡te damos algunas buenas razones para que no dejes escapar esta gran ocasión!

  1. Perfeccionarás tu nivel de idiomas
    Estudiar en otro idioma o comunicarte en otra lengua en tu vida cotidiana son experiencias valiosas de aprendizaje. Marchar al extranjero te ayudará a mejor el acento y a hablar con más fluidez el inglés o la lengua del país donde residas.
     
  2. Conocerás otra cultura
    Vivir en otro país te permitirá conocerlo auténticamente, entender la cultura y el estilo de vida de sus habitantes. Una experiencia internacional durante los años de universidad te ayudará a crear una red de contactos, tanto profesionales como de buenos nuevos amigos.
     
  3. Aprenderás nuevas habilidades útiles para el mundo laboral
    Salir de la zona de confort supone ampliar horizontes, enfrentarte a nuevas situaciones y a otra realidad. Cursando una parte de tus estudios en el extranjero, desarrollarás nuevas habilidades que te serán muy útiles para el mundo laboral del siglo XXI, como la flexibilidad, la capacidad de adaptación y trabajar en equipos multiculturales y multidisciplinarios, entre otras.
     
  4. Mejorarás tu currículum vitae
    En el actual competitivo mercado laboral, las empresas buscan candidatos que tenga una experiencia internacional. Sin ningún tipo de duda, incluir esta experiencia en tu currículum vitae es una manera de aumentar las posibilidades de ser contratado en un potencial puesto de trabajo. ¡Convierte tu vivencia en el extranjero en una oportunidad para impulsar tu carrera profesional! 

¿Todavía no estás seguro de marchar? Estos argumentos vienen avalados por cifras.

El Estudio sobre el Impacto Erasmus (2014) publicado por la Comisión Europea confirma que el programa de intercambio de estudiantes de la UE mejora la capacidad de inserción: