La jornada de economía colaborativa debate sobre la necesidad de adaptar la normativa a las nuevas plataformas

La Escuela Superior de Ciencias Sociales y de la Empresa ha celebrado esta mañana la primera Jornada de Economía y Empresa, que ha girado alrededor de la economía colaborativa. Expertos y profesionales del sector han participado en esta jornada organizada juntamente PIMEC, bajo el título “Las diferentes caras de la economía colaborativa".

La directora de la escuela, Montserrat Vilalta, ha sido la encargada de dar la bienvenida a los ponentes y a los más de 200 estudiantes de los grados de empresa que han asistido. Vilalta ha remarcado que jornadas como esta se enmarcan en la apuesta que hace el TecnoCampus para acercar la academia con el mundo de la empresa.

Albert Cañigueral, connector de OuiShare de España y América Latina, ha pronunciado la ponencia inaugural, donde ha señalado que la velocidad, el cambio normativo y laboral, y la conciliación entre ética y tecnología son los principales retos de futuro de la economía colaborativa. Este nuevo sistema, conocido por muchos como economía de plataformas, es actualmente una herramienta para el desarrollo sostenible ya que permite “hacer más con menos”. En este sentido, ha resaltado que las plataformas, que no producen directamente sino que coordinan recursos, se han convertido en una de las maneras más eficientes de hacer negocio tanto en relación a los ingresos como a los beneficios para la empresa. Cañigueral ha afirmado que se trata de un cambio sistémico que requiere un acompañamiento global y ha animado a los estudiantes a desarrollar un pensamiento crítico con el entorno: “No sois espectadores, sino ciudadanos productores”.

Durante la jornada también se ha debatido sobre el impacto real de la economía colaborativa y los principales retos que afronta la administración en este ámbito en formato de mesa redonda, con profesionales del sector. Ha participado Albert Cañigueral, connector OuiShare de España y América Latina; Lluís Viguera, gerente de la área institucional de PIMEC; Aleix de Castellar, CEO y cofundador de MyPoppins; Marc Realp, director general de la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO); Jordi Silvente, presidente de la Asociación Coworking de Catalunya (COWOCAT) y Gina Argemir, responsable de Análisis Económico de CCOO de Catalunya. Todos han coincidido a señalar que hace falta una revisión de la normativa actual y adaptar el marco legal al ecosistema actual. “Se tiene que modular la legislación para que haya competencia en igualdad de condiciones”, ha apuntado Lluís Viguera, de PIMEC.

La economía colaborativa es un modelo de negocio que pone en contacto a particulares para compartir o vender bienes y servicios. A pesar de que siempre ha existido la economía o consumo colaborativo en nivel familiar o pequeña escalera, en los últimos años esta práctica ha adquirido niveles de impacto globalizados gracias a las nuevas tecnologías.