El TecnoCampus firma acuerdos solidarios con tres entidades de Mataró

La pasada Navidad, los trabajadores de la Fundación TecnoCampus Mataró-Maresme (cerca de 250 personas entre profesorado y personal de administración y servicios) escogió tres propuestas solidarias para colaborar durante el 2016. En ese sentido, la presidenta de la Fundación, Dolors Guillén, ha firmado hoy un convenio de colaboración con cada una de estas entidades. Por parte de las entidades, los representantes en el acto de hoy han sido: Josep Morgades, presidente de la Fundación el Maresme Pro Persones con Disminución Psíquica; Joan Bellavista, presidente de la Fundació Sant Joaquim; y Pere Lorente, presidente de AGIM Mataró.

En el caso de la Fundación El Maresme Pro Persones con Disminución Psíquica, el TecnoCampus se ha comprometido a actualizar a lo largo del 2016 el portal La Mosqueta, en marcha des de hace años por el mismo TecnoCampus. La Mosqueta es un portal web con actividades multimedia, que tiene como objetivo desarrollar las capacidades motrices, cognitivas y comunicativas de los niños y niñas con necesidades educativas especiales. La característica principal es la forma de acceso a las actividades, que se puede hacer a través de conmutadores y de un ratón adaptado en los casos donde el usuario tiene graves problemas motrices. La Escuela de Educación Especial l'Arboç de Mataró, gestionada por la Fundación el Maresme, hace un uso intensivo de esta herramienta, así como otros centros de características similares de todo el Estado.

Las otras dos entidades con las cuales la Fundación TecnoCampus colaborará el 2016, mediante aportaciones económicas para su funcionamiento ordinario, son la Fundació Sant Joaquim y AGIM Mataró. La Fundació Sant Joaquim es una entidad sin ánimo de lucro que gestiona un comedor social al centro de Mataró donde se sirven comidas y desde donde se hace el reparto de alimentos a personas necesitadas. Por otro lado, AGIM es una entidad que ofrece apoyo personalizado y grupal a todas aquellas personas que han sufrido un ictus, enfermedades neurodegenerativas y discapacidades físicas. Su objetivo es ofrecer servicios que cubran las necesidades detectadas de las personas con diversidad funcional, para promover la autonomía personal y la vida independiente, especialmente en el ámbito de la salud, personal y social.