Tecnología aplicada a la salud: el Consorcio Sanitario del Maresme y el TecnoCampus ponen en marcha un laboratorio de señales

Este laboratorio grabará, analizará y hará el seguimiento de todo tipo de señales del cuerpo humano, como por ejemplo la presión que hace una persona al escribir, las características de la voz o el movimiento al andar. El objetivo es ayudar a detectar problemas de salud y hacer un seguimiento más esmerado de enfermedades crónicas o neurodegenerativas.

Las pruebas realizadas permitirán obtener datos fiables y objetivos sobre señales corporales de todo tipo que los médicos tienen en cuenta cuando diagnostican enfermedades o siguen el estado de un paciente, pero que a menudo se miden de una forma subjetiva.

Por ejemplo, se medirán con exactitud los temblores de una persona con parkinson, con el objeto de saber si empeora o mejora y poder hacer un seguimiento más esmerado. También se analizarán los movimientos de un enfermo para determinar qué riesgo tiene de sufrir caídas; o bien se medirá cuál es la presión que realizamos cuando escribimos, un hecho que puede servir tanto para comprobar que nos estamos recuperando de una lesión correctamente como para saber si tenemos algún problema muscular o nervioso. Entre otras aplicaciones, también se podrán estudiar parámetros asociados con la voz así como medir las señales eléctricas de los músculos.

Más allá de la investigación, su tarea tendrá una aplicación diaria, porque servirá de apoyo a la atención que realizan los profesionales sanitarios. Las primeras pruebas se realizarán en el Servicio de Rehabilitación, y más adelante se ampliarán al Servicio de Neurología.

El laboratorio de señales, formado por investigadores de la Escuela Universitaria Politécnica del TecnoCampus, se ha instalado en el Hospital de Mataró. Además, cuenta con el apoyo de la empresa Innovamem, también con sede en el TecnoCampus, que facilita el equipo del laboratorio y colabora en la investigación.