Se entiende por actividad física todo aquel gasto energético realizado por la musculatura esquelética (aparato locomotor) que supera el gasto producido por el metabolismo basal, es decir, la energía necesaria para mantener el organismo en funcionamiento, garantizando las funciones vitales mínimas para vivir.

A pesar de que el deporte es una actividad física que cumple con esta definición, la actividad física integrada en las actividades de la vida diaria (en el trabajo; en casa; en el transporte; en el tiempo de ocio) es la que tiene más incidencia en términos de prevención del sedentarismo y todas las situaciones patológicas que pueden derivar de esta situación de inactividad física (enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes del tipo 2, dislipemia, hipertensión arterial y otras.)

  • Mejora la fuerza, la capacidad de movimiento, la flexibilidad y la resistencia cardiovascular.
  • Previene y mejora las enfermedades cardiovasculares y metabólicas.
  • Ayuda a prevenir y tratar el exceso de peso
  • Previene algunos tipos de cánceres.
  • Mejora la salud articular y ósea.
  • Ayuda a recuperarse después de una enfermedad o intervención quirúrgica.
  • Ayuda a estar más relajado y facilita el descanso y el sueño.
  • Mejora la memoria, la capacidad de aprendizaje y el rendimiento escolar.
  • Mejora la salud mental y facilita las relaciones sociales.
  • Ayuda a sentirse mejor y da más energía para realizar las tareas diarias.

Las recomendaciones de actividad física de la OMS para la población adulta son:

Recomendaciones actividad física.

Además, la población mayor tendrá que tener en cuenta:

  • En el caso de tener algún problema de salud, consulte siempre a su profesional médico antes de la práctica de actividad física.
  • Los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.
  • Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

Si no sabes por dónde empezar, contacta con un profesional de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFD), COPLEFC.

En los siguientes desplegables podrás encontrar recomendaciones específicas según población y consejos para incrementar tu nivel de actividad física.

Fuente: elaboración propia a partir de la OMS. Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud. Recuperado el 15 de octubre de 2020 de la Organización Mundial de la Salud website: https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

Las recomendaciones de actividad física de la OMS para la infancia y adolescencia son:

Recomendaciones actividad física.

Fuente: elaboración propia a partir de la OMS. Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud. Recuperado el 15 de octubre de 2020 de la Organización Mundial de la Salud website: https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

Además de las recomendaciones anteriores, puedes incorporar estos pequeños cambios para incrementar tu nivel de actividad física diario y así reducir el sedentarismo:

Incrementar nivel actividad física.

Otros enlaces de interés:

  • Postura Corporal en el trabajo: Ergonomía y estiramientos, gencat.
  • Recomendaciones sobre Actividad Física, Sedentarismo y Tiempo de pantalla, mscbs.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de Canal Salut website: https://salutpublica.gencat.cat/ca/ambits/promocio_salut/activitat_fisica/Materials-divulgatius/Colleccio-Trucs-per-ser-actius/