La salud sexual es poder vivir la sexualidad de una manera integral, autónoma, igualitaria, satisfactoria y respetuosa, con la garantía de los derechos sexuales y reproductivos.

La sexualidad es un conjunto de condiciones que afectan a nuestro cuerpo, nuestros sentimientos, nuestra conducta, nuestras emociones, y el deseo de obtener placer sexual.

La sexualidad te permite:
  • Dar y recibir amor
  • Dar y sentir placer
  • Expresar tus sentimientos
  • Estar bien contigo mismo
  • Tener relaciones sexuales
  • Tener hijos
Para disfrutar de tu sexualidad es importante: 
  • Descubrir qué te gusta y te hace sentir bien y hacerle comprender a los demás. 
  • Atender y respetar las necesidades y derechos de los demás.
  • Decir "no" y pedir ayuda si te sientes incómodo en alguna situación.
  • Estar informado sobre los cambios que aparecerán en tu cuerpo a lo largo de la vida.
  • No hacer caso de algunas informaciones que a veces aparecen en la televisión, en Internet o en libros antiguos, porque pueden ser falsas.