TecnoCampus ha presentado la aceleradora de fabricación aditiva ThinkIn3D Mataró, un proyecto que favorecerá el desarrollo económico de las empresas y del tejido del territorio europeo. Más de un centenar de empresarios interesados ​​en la tecnología de impresión 3D han asistido a la cita que da el pistoletazo de salida a una infraestructura singular que entrará en funcionamiento en marzo de 2023. Josep Lluís Checa, director general del TecnoCampus; José Luís Bonet, presidente de la Fundación INCYDE; Esteve Almirall, director del Center for Innovation in Cities; y David Bote, alcalde de Mataró, han sido los encargados de dar a conocer este equipamiento singular "que facilita el acompañamiento de las empresas para la adopción de la tecnología de impresión 3D".

El TecnoCampus ha sido escenario el lunes 19 de diciembre de la presentación de la aceleradora de fabricación aditiva ThinkIn 3D, acto al que han asistido un centenar de personas, muchas de ellas empresarios interesados ​​en esta tecnología. El director general de TecnoCampus, Josep Lluís Checa, ha sido el encargado de abrir el encuentro. En su intervención, Checa ha destacado que ThinkIn3D "es una infraestructura que facilita el acompañamiento de las empresas para la adopción de la tecnología de impresión 3D, sobre todo en startups, pymes y micropymes".

La incubadora es un espacio de 700 m2 dentro del TecnoCampus que estará disponible a partir del mes de marzo y dispondrá de equipamiento polivalente y flexible para diferentes aplicacioness. Checa ha recordado que ThinkIn3D se ha planteado siguiendo un modelo “en forma de T, porque tendrá una vertical muy clara en aplicaciones del ámbito de la salud y del bienestar de las personas, pero también una visión horizontal que pretende llegar a empresas del resto de sectores”.

Esta incubadora, nacida como una alianza entre distintas entidades, busca movilizar recursos que tengan impacto real, tanto en las personas como en el contexto territoriall. En este sentido, el director del parque tecnológico ha recordado que la fabricación aditiva, que de forma informal conocemos como impresión 3D, es una tecnología disruptiva porque “permite abordar modelos de negocio diferentes, con otros criterios de conceptualizar y diseñar y con mucho de recorrido”. De hecho, Checa ha recordado que un estudio desarrollado en Estados Unidos entre 2016 y 2020 sitúa la fabricación aditiva en la posición número nueve dentro del ranking de las diez tecnologías con mayor número de patentes. Una red de incubadoras de alta tecnología.

Por su parte José Luis Bonet, presidente de la Fundación INCYDE, ha sido el encargado de contextualizar ThinkIn3D como una pieza clave dentro de un ecosistema muy rico de incubadoras de alta tecnología. Y es que actualmente en España existen 23 incubadoras, de las que 13 están ya en funcionamiento para fomentar la innovación en las micropymes. “Es la mayor red de incubadoras de alta tecnología de Europa, y nuestros objetivos son ambiciosos: en 2025 habremos incubado un total de 2.500 empresas de base tecnológica que habrán creado 45.000 puestos de trabajo directos en territorio español” , puntualiza Bonet.

La Fundación INCYDE es el resultado de la unión de todas las Cámaras de comercio de España y tiene como objetivo incentivar la creación y consolidación de empresas. De hecho, desde el año 2000, INCYDE ha invertido más de 330 millones de euros en acompañar a emprendedores y empresas de todo el territorio apostando por la innovación y la formación como herramientas centrales. Durante su intervención, Bonet se ha referido a las 3T que se convierten en claves de éxito en momentos de grave crisis como la actual: “las personas, las empresas, las instituciones y también los países que quieran tener éxito deben utilizar el trabajo, el talento y el tesón, y en el contexto actual añadiría la T de transformación”. Una apuesta para todos los sectores

El acto de presentación también ha contado con un espacio para la reflexión y el aprendizaje de la mano del director del Center for Innovation in Cities, Esteve Almirall. Durante su ponencia, Almirall ha incidido en la importancia de que las empresas puedan "cabalgar en las diferentes oleadas de cambio tecnológico, por lo que es necesario prestar atención a los progresos técnicos y también a los procesos de adopción de estas disrupciones por parte de las empresas". Según el profesor de ESADE, “si se produce la adopción de una disrupción significa que la prueba de mercado existe, porque si no las empresas no la adoptarían, y el hecho de que aparezcan nuevas posibilidades tecnológicas en un campo significa que este ámbito tiene recorrido.”

Almirall, que tiene una dilatada experiencia en el sector de las TIC de negocios, ha recordado que “muchas veces, las políticas de innovación se enfocan en crear y acelerar empresas o en empujar sectores concretos, pero hay otra forma de hacerlo lo que puede beneficiar a muchos más sectores: apostar por tecnologías de uso general como la inteligencia artificial, la impresión 3D, la nube, etc.”. En este sentido, Almirall ha afirmado rotundamente que "apostar por este tipo de tecnología general significa apostar por todos los sectores, y el ThinkIn3D es una herramienta para posibilitar que esto suceda en el ámbito de la fabricación aditiva".

Por último, David Bote, alcalde de Mataró ha sido el encargado de cerrar el acto. Bote ha recordado que el “TecnoCampus aporta talento e innovación, dos apuestas que forman parte del ADN de la ciudad de Mataró, y lo hace apoyando a la internacionalización, impulsando la formación para prepararnos para el futuro y poniendo al servicio de las empresas herramientas para favorecer su competitividad”. Una buena muestra de ello es la puesta en marcha de ThinkIn3D, que en palabras del alcalde de Mataró “es un proyecto transformador que garantiza el futuro de nuestra ciudad por su capacidad de ayudar a la innovación entre el tejido económico del territorio”.

Galería de imágenes

Anterior

Una cincuentena de emprendedores y empresarios participan en la Matinal de la Reempresa del Maresme

Siguiente

Formula Student presenta el coche monoplaza que competirá con otros equipos universitarios