“Son momentos de muchos cambios y sí, los valores de la Unión Europea están achacosos. Por tanto tenemos dificultades. Pero podemos combatirlas”. Esta frase de cristina galloch, pronunciada el lunes por la noche en el foyer del TecnoCampus, en Mataró, podría resumir el sentido del grueso de las intervenciones expresadas en el primer Foro Valores Mataró-Europa, organizado por Valors y el parque universitario y tecnológico y con el apoyo de Pous Grup y Aliança Mataró, celebrado el pasado 13 de mayo.

Gallach, una periodista que ha ocupado cargos de responsabilidades en la UE, en la OTAN y en la ONU, era una de las tres participantes en la mesa redonda que centró esta primera edición del foro, celebrado pocas jornadas después del Día de Europa y un mes antes de las elecciones europeas de junio.

Un centenar de personas hicieron acto de presencia en esta nueva cita que pretende reforzar la reflexión sobre los grandes temas de la agenda europea y hacerlo desde el municipalismo, que de hecho son los grandes temas globales. Los otros dos participantes en la mesa redonda moderada por el periodista Carlos Prats fueron el ingeniero Joan Majó, que ha asesorado a la Comisión Europea en diferentes foros a lo largo de su trayectoria profesional, y Eduardo Javier Ruiz Vieytez, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Deusto (País Vasco), en la que ha sido durante quince años director del Instituto de Derechos Humanos.

En una línea similar a la de Gallach, Majó aseguró en un determinado momento: “Sí hay un momento de dificultad, pero somos la parte del mundo con las estructuras de valores y democráticas más fuertes”. Por su parte, Ruiz Vieytez admitió: "Hemos avanzado mucho, pero hay algún aspecto en el que estamos mucho más atrasados ​​de lo que creíamos". 

¿Qué valores tiene Europa en la actualidad? 

Una de las cuestiones que sobrevolaron la sala donde se llevaba a cabo la primera edición de este foro anual es la persistencia o no (y por qué) de los valores fundacionales de la Unión Europea. En este sentido, Joan Majó aseguró: “Europa está quieta porque las últimas ampliaciones han traído problemas: hemos integrado a países con valores bastante diferentes. Con las ampliaciones, existen dificultades para ver cómo podemos combinar la unidad necesaria con el respeto a la diversidad”. 

Por su parte, Eduardo Javier Ruiz Veytez comentó que “de los valores fundacionales de la UE, algunos tienen mejor salud que otros” y pero llevándolo al terreno de la actualidad apuntó: “No estoy tan convencido de que tengamos los valores tan asumidos como decimos. Lo focalizamos mucho [la disolución de estos valores] en la extrema derecha, pero me gustaría saber qué piensan los votantes de los demás partidos”. De hecho, reclamó un mayor grado de coherencia a la ciudadanía: “El modelo europeo tiene dos problemas: el demográfico y que la solidaridad acaba en la frontera. Estamos dispuestos a pagar impuestos para ayudar a la gente de Cádiz a quien las cosas le van mal, pero no de Burdeos y menos de Tánger”. 

Por su parte, Cristina Gallach reconoció que los valores de Europa están "cada día más trinchados" y lo referenció con las dificultades que se encuentran los socios europeos para responder a las dos guerras que tenemos cerca, la de Ucrania y la de Gaza. "Hay que hacer un trabajo diplomático muy intenso", remachó. Ante las elecciones que se celebrarán dentro de un mes, Gallach llamó la atención sobre una hipótesis que hasta ahora no se ha materializado: “En la próxima legislatura, podemos encontrarnos con un colegio de comisarios con 6 o 7 comisarios de extrema derecha”.

El papel de Europa en el mundo y las ampliaciones cercanas 

Joan Majó, que también interviene en el número especial sobre Europa editado por Valors este mes de mayo y que también se presentaba el lunes al gran público, reclamó un rol mucho más relevante de la Unión Europea en el contexto mundial: “Debemos unificar , sobre todo en política exterior: no podemos ir a la ONU con 27 voces. Tiene que haber una voz europea”. Para ello, llamó sin tapujos a sumar nuevos miembros a la organización paneuropea: “Si no hacemos ampliaciones, Europa desaparece y ninguno de los estados europeos pintará nada en el mundo”. Recordó, además, que "en la UE vive más gente que en Estados Unidos y tiene un PIB mayor, pero no tiene la unidad de EEUU". 

A este respecto Cristina Gallach quiso subrayar cómo ha cambiado el mundo desde que se creó la Unión Europea, formalmente en 1993: “Cuando Delors dirigía la UE, el PIB de China e India sumados era del 4% global, ahora es del 26%. Son mundos totalmente distintos”. Y abogó también por seguir con la dinámica de la ampliación a nuevos miembros, pese a las dudas que esto pueda ocasionar: “Ahora ya hace 20 años de la gran ampliación, preparada por Jacques Delors. Una ampliación que nos ha hecho mayores, más fuertes y más diversos. Ahora, esto es indudable: evidentemente es más complejo gestionar a una familia de 27 que de 15”. También advirtió en relación a la próxima ampliación, prevista para 2030, que debería acoger a los países de los Balcanes Occidentales que todavía no son miembros de la UE como Bosnia, Serbia, Kosovo, Macedonia del Norte y Montenegro así como Ucrania, Moldavia y quizá Georgia: "Esta será mucho más dura porque hay Rusia" a su lado. 

Presencia de cuatro ex alcaldes y un expresidente de la Generalitat

Entre los asistentes al acto estaban los ex alcaldes de Mataró Manuel Mas y Joan Mora, así como el actual alcalde y presidente del TecnoCampus, David Bote. Además, uno de los ponentes era Joan Majó, que ejerció la alcaldía de la capital del Maresme de 1979 a 1982, con lo que la cita congregó a cuatro de los cinco alcaldes vivos que la ciudad ha tenido en los 45 años de restauración democrática . Además, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol acudió también a la cita, en su condición de suscriptor de la revista desde sus inicios. 

La clausura del acto corrió a cargo del director general del TecnoCampus, Josep Lluís Checa, que destacó la puesta en marcha de este foro como el fruto de la voluntad de crear espacios de debate en los que participe como impulsor parque tecnológico y universitario de la ciudad.

Crónica de Ramon Radó para la revista Valors.

Galería de imágenes

Anterior

Un libro analiza los vínculos entre el cine y la economía social

Siguiente

Formula Student presenta el coche monoplaza que competirá con otros equipos universitarios