Las competencias digitales de los profesionales de la industria 4.0 ha sido uno de los temas discutidos en el conjunto de conferencias celebrado en el TecnoCampus con motivo de la Mobile Week de este año. En este caso a cargo de los profesores Virginia Espinosa, Joan Triadó y Jordi Ayza, del área de Ingeniería de la Escuela Superior Politécnica de TecnoCampus (ESUPT)

En esta conferencia se trató sobre las competencias digitales que requieren los ingenieros de hoy para dar respuesta a las necesidades de la empresa que hace frente a los retos de la cuarta revolución industrial. Los ponentes partían del trabajo llevado a cabo para desarrollar una Mención en Fabricación Inteligente en ofrecer a los graduados en cualquiera de las ingenierías del ESUPT.

Los ponentes destacaron la diferencia entre las competencias tecnológicas, que permiten al profesional conocer y aplicar una tecnología concreta (estadística, electrónica, fabricación aditiva, etc.), y las competencias personales, conocidas también como soft skills (habilidades comunicativas, trabajo en equipo, auto-aprendizaje, exigencia, etc.). Y se hizo notar como de valoradas son las de este segundo grupo por parte de las empresas.

Al mismo tiempo, los ponentes remarcaron como la digitalización afecta el ejercicio de todas las competencias, sobre todo debido a la facilidad de adquirir, almacenar y tratar muchos datos, a la disponibilidad de datos fiables y en tiempo real, a compartir el su análisis, a la toma de decisiones, el trabajo en equipo, etc.

Respecto a la mención diseñada se destacó la implicación de 50 empresas que han aportado información de lo que esperan los ingenieros y de cómo están utilizando las tecnologías facilitadoras de la Industria 4.0. Se hizo atención en la importancia de que el nuevos ingenieros adquieran formación en estas tecnologías, tanto las más generales (transformación de la empresa, big data, comunicaciones) como de las más específicas para cada especialización.

Finalmente, se hizo una atención especial a la metodología propuesta para la docencia de las asignaturas, basada en la evaluación continua, en el aprendizaje basado en proyectos y en casos de uso extraídos de las empresas, así como en el trabajo en equipo.

En el debate final se constató la importancia de la participación de la empresa en la formación de los ingenieros, y la de la universidad en la innovación y el desarrollo de la empresa. Los asistentes hicieron mención de la importancia que los estudiantes adquieran experiencia trabajando en las empresas. En este sentido, desde la ponencia se comentó la dificultad que supone para los estudiantes simultanear estudios y responsabilidad laboral, la importancia de la formación continuada y las posibilidades, para empresas y profesionales, del doctorado industrial.


Anterior

Abierta la convocatoria de los premios Creatic, una oportunidad para las mejores iniciativas emprendedoras

Siguiente

El TecnoCampus inaugura un nuevo estudio de grabación y edición de audio de acuerdo con los estándares actuales de la industria musical