La Cátedra de Economía Circular y Sostenibilidad del TecnoCampus ha participado en la jornada "Construcción circular: presente y futuro", organizada por construc y La Vanguardia el día 28 de septiembre. 

La Cátedra de Economía Circular y Sostenibilidad del TecnoCampus ha participado en la jornada "Construcción circular: presente y futuro", Organizada por construc y La Vanguardia el día 28 de septiembre. 

La jornada se ha realizado en el Círculo Ecuestre de Barcelona, ​​y ha reunido varias empresas de los sectores de la construcción y financiero, para hablar y debatir sobre los retos y las oportunidades de la transformación del sector, y compartir experiencias sobre los proyectos actuales líderes y ejemplificadores, los compromisos de las empresas ponentes, así como de los retos que hay por delante. En representación de la cátedra ha participado la profesora Mar Isla.

El sector de la construcción es un sector económicamente y ambientalmente importante. Genera alrededor del 9% del PIB de Europa (datos de 2020), y ocupa unos 18 millones de personas. Asimismo, se le atribuye una gran parte del problema ambiental: más del 30% de los residuos totales, más del 50% del consumo de materias vírgenes, más del 40% del consumo energético, entre otros, se debe a la actividad de este sector, lo que lo hace absolutamente insostenible bajo los parámetros de los modelos lineales.

Es por ello que no habrá, apuntó Isla, cambio hacia un nuevo modelo económico y social sin contar con el sector de la construcción. Y es por eso también que el plan de economía circular de la Unión Europea y de España colocan la construcción entre los sectores estratégicos que tienen un trato diferenciado.

Pero detrás de los proyectos de transformación ambiental, de la descarbonización y la economía circular, hay enormes necesidades de financiación. Hay un sector consciente y responsable para incorporar la sostenibilidad en su política de inversión, para evitar riesgos, pero también visionario de las oportunidades de hacerlo.

Los asistentes han apuntado que son muchos los retos de todos los agentes. También por la administración pública, que debe facilitar un marco regulatorio, fiscal y económico que haga viable apostar por edificios sostenibles. Y también, naturalmente, por las universidades y los centros tecnológicos, que deben contribuir a generar más conocimiento y metodologías para la optimización del uso de materiales y de los procesos, a diseñar buenas métricas para medir valores hasta ahora no contabilizados, formular nuevas herramientas para la gestión y la gobernanza, ya formar también los nuevos profesionales bajo los nuevos principios de la sostenibilidad, económica, ambiental y social.


Anterior

Estudiantes del Grado en Medios Audiovisuales, seleccionados en los Premios SGAE Nueva Autoría del Festival de Sitges

Siguiente

TecnoCampus recibe la visita del rector de la Universidad UNNOBA de Argentina