El TecnoCampus acerca el emprendimiento a los más jóvenes a través de experiencias de éxito del territorio

Cerca de 150 estudiantes de secundaria, bachillerato y ciclos formativos llenaron ayer por la mañana el Auditorio del TecnoCampus para asistir a la sesión “Difusión de jóvenes experiencias emprendedoras”, que se enmarca dentro del programa Talleres Linnk del TecnoCampus. El objetivo es acercar la cultura emprendedora a los alumnos de escuelas e institutos a través de casos de éxito del territorio.

La responsable de Emprendimiento del TecnoCampus, Antonia González, destacó en el discurso de bienvenida que uno de los rasgos diferenciales del TecnoCampus es su modelo, que integra universidad y empresa en un espacio único dedicado la innovación y el emprendimiento, siendo esta última un eje transversal en todos los estudios que se imparten. Asistieron estudiantes del Instituto Palau Ausit, de Ripollet; La Presentació, de Arenys de Mar; y del Instituto Josep Puig i Cadafalch, de Mataró.

Se presentaron cuatro casos de éxito de proyectos emprendedores impulsados por estudiantes, graduados y empresarios del parque TecnoCampus: Mariam Ayadi y Nil Mandri, con Wipass, proyecto ganador de la última edición de los premios Creatic; Sònia Mestres y Esther Pradell, con el diario Bitxos desde la incubadora; Miquel Giménez, con Thumblock; y Eric Fernandez, de Motum Projects. Todos han coincidido a apuntar que tener pasión por el proyecto y ser capaz de detectar una oportunidad de negocio, es decir, una necesidad real en el mercado son claves para culminar con éxito las primeras fases del proyecto. “Antes de invertir mucho dinero en un negocio, hay que hacer pequeñas acciones y testar la idea en el mercado”, afirmó Sònia Mestres, que han desarrollado el diario Bitxos utilizando la metodología de Lean Startup. “Tener una idea buena es importante, pero el esfuerzo y la constancia es lo que te ayudará a convertirla en un proyecto de éxito”, añadió Miquel Giménez.